Título: Caronte. Año: 2017. Duración: 15′. País: España. Dirección: Luis Tinoco. Guion: Luis Tinoco. Música: Arnau Bataller. Fotografía: Pablo Bürmann. Reparto: Melina Matthews,  Oliver Lardner,  Gary Lewis,  Mia Lardner. Productora: Onirikal Studio.

Caronte, según la mitología griega, es el barquero que transporta las almas errantes desde este mundo al Hades, al inframundo, a través del río Arconte. Caronte exigía un precio, de ahí que en la antigüedad, y aún en épocas recientes, a los cadáveres se les enterrara con uno o varios óbolos junto a sus pertenencias. Caronte (2017) también es el título del cortometraje de Luis Tinoco, también responsable de los efectos visuales de un filme que viene a demostrar una verdad tan oculta como incuestionable: en nuestro país hay suficiente talento y medios para afrontar una producción repleta de efectos especiales y dotarla de una narrativa coherente, todo ello sin que se resienta de forma evidente la más o menos limitación presupuestaria. Las space opera ya no son solo patrimonio de Hollywood, los efectos digitales han democratizado la posibilidad de hacer películas como Caronte, que cuentan al frente con especialistas muy preparados, como es este caso, el de la productora Orinikal Studio, al frente de la producción.

La narrativa del cortometraje se juega a tres bandas, en el presente, el pasado y en otra dimensión paralela, imaginada pero vivida como una experiencia real. En el presente, Debbie (Mia Ladher) se recupera en el hospital de un fuerte traumatismo causado por un accidente de coche en el que ha fallecido su hermano Nicholas (Oliver Ladher). En el pasado, se narra la estrecha relación entre ambos hermanos, si bien el joven Nicholas reprocha a su hermana la adicción al teléfono móvil y su desconexión del mundo real por amigos digitales, pero por su  lado Nicholas es aficionado al juego de consola Caronte, en el que una nave espacial debe sortear a sus enemigos y traspasar diversos portales espaciales. De este último hecho parte el tercer escenario narrativo, con un nuevo personaje: la teniente Arsys, interpretada por una imparable Melina Matthews -una actriz que debería dejarse ver con más frecuencia en nuestro cine-. La teniente Arsys es la persona que pilota la nave del juego Caronte, alter ego del jugador que debe intentar salir con vida a bordo de su nave y cruzar los portales que podríamos asemejar a ese paso del río Arconte que Caronte facilita a los difuntos perdidos. Debbie, a pesar de su grave herida decide jugar a la consola y llevar la nave hasta el portal espacial más cercano, cayendo en la ¿inconsciencia? y resucitando de nuevo.

Melina Matthews es la teniente Arsys en Caronte

Caronte se hace eco de los problemas de interacción de los más jóvenes con la tecnología, la generación «milenial» ha nacido con rodeada de una tecnología cuyo facilidad de manejo la hace especialmente propicia para que se incorpore a sus vidas desde edades muy tempranas. Los reproches de Nicholas a su hermana contrastan con la afición de éste al videojuego, medio redentor del amor que sienten ambos y del complejo de culpa de Debbie por haber sobrevivido al accidente. Ambos, en definitiva, se sienten unidos por la tecnología, es el signo del tiempo que les ha tocado vivir.

La yuxtaposición de ambos mundos, el de los personajes reales y los imaginarios, está impresa con fuerza en la pantalla, con un aparataje visual más que digno y la música épica de Arnau Bataller, que nos recuerda a la muy cercana El Juego de Ender (2013), cinta de la cual extrae, no solamente el tono épico de sus sonoridades, también el concepto de la guerra del futuro vista como un juego de computadora. Caronte es, en definitiva, una cinta vibrante, emotiva, visualmente interesante y repleta de acción, un pequeña gran joya salida de la factoría de Onirikal Studio.

El cortometraje Caronte ha sido nominado a los Premios Fugaz 2018 en las categorías de mejor dirección (Luis Tinoco), mejor dirección de producción (Irene Camposo), mejor dirección de fotografía (Pablo Burmann), mejor montaje (Frank Gutiérrez), mejor dirección de arte (Eva Morales), mejores efectos visuales (Luis Tinoco), mejor sonido (Daniel Jiménez) y mejor banda sonora (Arnau Bataller).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here