Christopher Nolan

Filmografía de Christopher Nolan

En una reciente entrevista ofrecida por Christopher Nolan difundida por multitud de medios digitales durante la promoción de su última película, Interestellar, el cineasta londinense afirmaba lo siguiente:

«Me gusta ofrecer al público una comida lo más especiada posible, pero siempre dentro del contexto de un producto comercial muy entretenido»

Con este comentario Christopher Nolan fue certero y honesto a la hora de poner la vitola a su obra, Nolan define sin fisuras el espíritu fílmico de casi toda su carrera. Encorsetado, quizás sin justificación para muchos, en un hábito de cineasta con ciertos rasgos autorales, la definición en sí misma es correcta a la par de gruesa. La carrera de Christopher Nolan ha sido meteórica, basada en una reputación de autor independiente que rápidamente supo adaptarse a los estándares del cine comercial, acaso sin perder una parte de esa chispa de espontaneidad que le lanzó a los tabloides de la prensa cinematográfica durante el estreno de Memento (2000). Si ésta, que fue su segunda puesta en largo, demostró un dinamismo arrebatador contando una historia en la que los recuerdos pueden tener sólo unos momentos de vida, su obra precedente, Following (1997), condensaba las inquietudes de toda una generación de cineastas independientes. Esta cinta fue rodada en blanco y negro con una cámara de 16 mm y unos exiguos 6.000 dólares de presupuesto; eran tiempos, los años 90, en los que nuevos cineastas querían abandonar los fastos de las superproducciones y emplear su talento en contar historias ingeniosas y de gran dinamismo dramático. Following consigue poner a Christopher Nolan en el punto de mira de una industria que necesitaba olvidarse de la estética del videoclip con olor a laca, de la iluminación indirecta y los tonos pastel.

Memento de Christopher Nolan, con Guy Pearce

Si su primera película fue embriagadora y subversiva en el sentido cinematográfico de la palabra, Memento no lo era menos. Aún haciendo sendas concesiones al público -dos de los actores principales, Carrie Ann-Moss y Joe Pantoliano, acababan de estrenar Matrix (1999)- que facilitaron la financiación de la cinta, el argumento de Memento es tremendamente original, y el título es sin duda uno de los referentes de cualquier fan de Christopher Nolan. Memento es un rompecabezas donde la realidad puede llegar a ser tan falaz como los compañeros de viaje del protagonista, envueltos todos en una maraña de engaños y venganza. Una película dura de visionar e independiente en todos los sentidos, Memento es un hito en la carrera de Nolan que, para desconsuelo de los fans de su época indie, nunca más se repetiría.

Tras el éxito de Memento el aparato mainstream sedujo a Nolan. Si en aquel título los protagonistas fueron escogidos del elenco secundario de un película taquillera, su siguiente filme contaría con unos protagonistas de excepción: Robin Williams y  Al Pacino. Insomnio (2002) es una película producida por estudios Warner, con un presupuesto tan potente como para contratar a dos de los actores con más gancho del momento; Insomnio es además una reescritura del cine negro usando elementos que corresponden al ámbito de nuestra vida inconsciente: si en Memento eran los recuerdos y el modo en el que son vividos por las personas, en Insomnio es el sueño la fuerza dinamizadora de los personajes, son los fantasmas del pasado los que esperan a que el detective protagonista pueda dormir para aparecer y recordarle las deudas pendientes. La imposibilidad de poder dormir debido al eterno día polar que rige los biorritmos de los habitantes de Alaska -donde se desarrolla la acción- castra las pocas fuerzas que el personaje de Al Pacino le quedan para afrontar su pasado y resolver el caso encomendado. El resultado de Insomnio fue un nuevo aplauso de crítica y público. Christopher Nolan deja atrás su pasado como cineasta indie pero crea proselitismo entre el público más generalista en cuanto a gustos cinematográficos. Insomnio fue además el remake de una película noruega homónima estrenada sólo tres años antes, un trabajo de encargo que con el que parece que el sistema consiguió domeñar la impulsividad del realizador británico,   obligándole a pasar por el aro de un estándar más comercial. Aún por la características de este encargo de la Warner, Insomnio es un trabajo con un estimulante resultado que es admirado como obra menor pero imprescindible en la filmografía de Nolan.

 Batman Begins, de Christopher Nolan, con Christian Bale y Liam Neeson

El bombazo no se hace esperar, la Warner Bros anuncia un nuevo trabajo para Nolan, la resurrección nada menos que de uno de los superhéroes más admirados en todo el globo, Batman. Sería el título de Batman Begins (2005) el que diese la oportunidad a Christopher Nolan para afrontar una obra de gran presupuesto, con un severo aparataje de efectos especiales y localizaciones en varios puntos del planeta. El relato de los tortuosos inicios del hombre murciélago se ha convertido ya en la pieza definitiva para conocer la personalidad del superhéroe. Muy alejada de la excesiva y vacía actuación que realiza Michael Keaton en los Batman de Tim Burton, el elegido para interpretar a Bruce Wayne es el joven Christian Bale, que permanecería unido a Nolan durante tres títulos más, dos de ellos repitiendo el personaje de Batman. Christian Bale se ha convertido por mérito propio en la cara moderna de Batman, y se lo debe a la gran humanidad con la que imbuye al personaje. Batman Begins cuenta con Liam Neeson como principal antagonista de Batman, en un papel que mezcla las personalidades de Fu Manchú y Osama Bin Laden, y es que el espíritu vengativo post-11S que impregnó al cine de acción norteamericano de aquella época también está visible en este Batman.

La resurrección de Batman fue todo un éxito, los estudios Warner Bros, pletóricos, anuncian otras dos entregas más sobre el hombre murciélago, dos entregas que incidirían, según Nolan, en la parte más oscura del superhéroe, ahondando en sus traumas y lamentando el sacrificio que debe realizar por el bien y la justicia en Gotham City. El Caballero Oscuro (2008) y El Caballero Oscuro: la leyenda renace (2012) ahondan en el universo Batman incluyendo a unos cuantos antagonistas recurrentes en su saga impresa; sin duda el más esperado fue el de Jocker, interpretado por el malogrado Heath Ledger, en lo que su fue el  último papel de su trágica muerte. Si el primer Batman logró ser original y vibrante, los siguientes, y por mucho que les pese a los acérrimos seguidores de la saga, sólo son un conjunto de sets de acción enlazados de principio a fin mediante un débil entramado dramático; a esto se le añade que el elenco de excelentes actores secundarios -Aaron Eckhart, Gary Oldman, Maggie Gyllenhall o Cillian Murphy- adquieren mayor protagonismo que el propio personaje principal, mostrando así la imposibilidad del libreto por equilibrar estas dos historias tan frágiles como enrevesadas.

 El Truco Final (The Prestige), de Christopher Nolan, con David Bowie

Christopher Nolan alterna los rodajes de las prescindibles secuelas de Batman Begins con dos títulos de  desiguales resultados en taquilla. Si El Truco Final (2006) es una película bella y emotiva, realizada con una coherencia argumental y un sentido dramático y estético digno de un maestro del cine, Origen (2010) -también conocida en España por su auténtico título, Inception- es una nueva vuelta de tuerca al cine mainstream que ya domina por completo la filmografía de Christopher Nolan. El Truco Final habla de la inspiración, del desafío, del amor y del dominio de la ilusión como motor último de la fantasía, Origen es un ejercicio de cine comercialidad de alto standing, un lujo onírico -nuevamente Nolan nos lleva al terreno del inconsciente- para todos los públicos descaradamente inspirado en el universo Matrix.

Tras la última entrega de la saga Batman, Nolan se ha atrevido con una space opera. Nuevamente se rodea de un elenco de actores de lujo: Matthew McConaughey, Michael Caine, Jessica Chastain o la imprescindible Anne Hathaway. Interestellar (2014) es una historia de ciencia ficción que combina con soltura las especulaciones téoricas hard-scifi del científico Kip Thorne con un esqueleto dramático en el que se dirimen las relaciones paterno filiales de los protagonistas. La fuerza del amor, como deus ex machina, resuelve la complicada situación de los personajes, también la del futuro del planeta; el telón de fondo, un agujero negro el cual los héroes deberán cruzar para encontrar la salvación de la humanidad. Interestellar es quizás la obra más madura de Nolan desde el punto de vista técnico y la más complaciente hacia ese público mainstream al que parece dedicar todo su esfuerzo. Nos podrá gustar o no, éste es Nolan en el año 2014, muy distinto del joven realizador indie que hizo una cinta sobre el voyerismo en 1997, su carrera ha evolucionado hacia una empática relación con el público que llena las salas de cine con la exigencia de ver un espectáculo maduro y complaciente.

 Interstellar, de Christopher Nolan, con Matthew mcconaughey

El futuro, solemos decir, no existe, aunque lo personajes de Interestellar piensan algo muy diferente, y si esos personajes hablan por Nolan, su línea cinematográfica va seguir el sendero marcado por este ejercicio de entretenimiento y virtuosismo técnico. Christopher Nolan es honesto, los admiradores de Memento o Insomnio quizás no le podrán perdonar, pero a los millones de personas que llenan las salas para disfrutar con su cine eso les da igual.

Check Also

Call TV, con María Hervás

Entrevista Norberto Ramos del Val

El paradigma de un cineasta independiente

4 comments

  1. Mi nuevo idolo del cine, le admiro no solo por sacar a mi héroe Batman del pozo de mierda donde lo hundo el cerdo de Joel Schumacher, si no por su forma de retratar la realidad en sus películas todo alternativo, que eso es lo que siempre he amado y me ha atraido del cine: realidades alternativas y surrealistas donde zambullirse un par de horas, ese es mi tipo de cine y Nolan es un crack en eso, especialmente por que es un genial contador de historias, muy sorprendentes e inteligentes no como toda esa basura predecible y repetitiva, mi preferida de toda su filmografía siempre será The Dark Knight.

    • Es un gran realizador, un poco comercial pero gran cineasta. Mi película favorita suya es El Prestigio, donde se atreve hasta con el steampunk.

  2. Yo creo que es de los directores más sobrevalorados que hay hoy en día. Sus guiones se basan en buenas ideas, pero el desarrollo dramático es horrible. Los personajes nos cuentan siempre las historias, no las construyen. El ejemplo más claro es Origen, uno de los peores guiones que recuerdo (refiriéndonos a un cierto status). Es un tipo que va de ser muy visual pero, en sus películas, la información es siempre oral. Yo creo que su cine está haciendo mucho daño.

    • Creo que la controversia que despierta Nolan, que normalmente se vence al lado de los admiradores, está justificada. Hay poca gente critica con Nolan y es un director que de vez en cuando debería llevarse un tirón de orejas por ser tan mainstream. Personalmente me quedo con su primera etapa. Películas como Origen e Interestellar sacrifican demasiado por ser un espectáculo. Aún así, es un gran genio visual. Sobre el daño que haga o no, pues te pongo el ejemplo de David Fincher, como con Nolan, sus películas gustan a la mayoría, cuando he tenido discusiones sobre Gone Girl me he quedado solo, lo mismo me pasa cuando critico Origen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Send this to a friend