/ Cine de serie Z / The Disaster Artist

The Disaster Artist

Mark Novoa on 9 enero, 2018 - 6:31 pm in Cine de serie Z, PELÍCULAS

the-disaster-artist-poster disaster artist

The Disaster Artist o como lavar los calzoncillos de Tommy Wiseau

Título: The Disaster Artist. Año: 2017. Duración: 106 min. País: Estados Unidos. Dirección: James Franco. Guión: Scott Neustadter, Michael H. Weber (Libro: Greg Sestero, Tom Bissell). Reparto: James Franco, Dave Franco, Seth Rogen, Ari Graynor, Alison Brie, Josh Hutcherson, Zac Efron, Jacki Weaver, Sharon Stone, Bryan Cranston, Kate Upton, Hannibal Buress, Nathan Fielder, Jerrod Carmichael, Zoey Deutch, Kristen Bell, Lizzy Caplan, Megan Mullally, Jason Mantzoukas, Adam Scott, Eliza Coupe, J.J. Abrams, Kevin Smith, Tommy Wiseau, Melanie Griffith, Judd Apatow, Christopher Mintz-Plasse, Zach Braff, Randall Park, Greg Sestero, Bob Odenkirk

El mundo se ha vuelto loco. O ya lo era, yo que se.

Este año pasado te lo pasaste de puta madre con el humor jocoso y las chanzas de Thor Ragnarok, te emocionaste sobremanera hasta la lagrima fácil con el ultimo plagio de Pixar y te deprimiste profundamente cuando la Disney prostituyó la esencia de algo que amabas tanto como Star Wars, así que prepárate para una película que hará que te cuestiones el propio tejido de la realidad. Un film que solo puede explicarse si todos los gilipollas implicados quisiesen lamerle los geriátricos cojones canosos a Tommy Wiseau y deseasen a su vez blanquear la cada vez menos enigmática figura de este retrogrado polaco. Es tan absurdo e inútil como el querer blanquearme mi propio ano porque si lo hago seré mejor persona.

¿Quien soy para llevarle la contraria a la realidad?

Pues eso.

Coged vuestros dildos y vaselina para hacer un abrupto giro a la izquierda hacia la decadencia y la demencia más absoluta, porque es de traca y muy señor mio TODO lo que rodea a la desfigurada figura de Tommy Wiseau y su séquito de psicofantes, que creen básicamente que es un pobre estúpido y un ingenuo charlatán. Una soberana bofetada a esos fans que ante tanto mojamiento de bragas, ya no coordinan en absoluto y son incapaces de ver lo increíblemente hijo de puta que es en realidad y que no merece absolutamente ningún reconocimiento.

la-cara-que-se-le-queda-a-la-gente-viendo-the-disaster-artist disaster artist

El jeto que se le queda a la gente tras ver The Disaster Artist

Cuando puse la critica de The Room por aquí, os importo un cojón de mono ahumado. Si llegó a las doce visualizaciones, pues de puta coña ¿eh? Pero ahora va James Franco, borda su papel, hace una película para limpiar el karma de un zombie polaco que hizo un puto cagarro que parece escrito en el siglo XIV y todos os pasáis al mainstream. GENIAL. Pues ahora desde mi casa, de donde salgo esporádicamente para CAGARME en algo, pues voy y os cuento lo bien que me sentó sentirme taladrado analmente por una broca del quince con vibración de luxe a precio de oro, porque anda que no es caro el cine y más si lo que vas a presenciar es cómo un grupo de orangutanes te lanzan materia fecal a la jeta.

Más bien diría que un homenaje a Pink Flamingos es lo que presencie en la sala, porque lo que estas haciendo en el cine no es comerte unas palomitas, si no una mierda bien tierna y fresca.

Umm, ¡que ricas las palomitas!

Criticar a Wiseau esta chupado, esto es debido a diversas cuestiones como su patológico estancamiento en el pasado, su empeño en rodar cosas que sólo interesan a…nadie  y, sobre todo, su simpatía con el cafrerio y el demostrar que no sabe que es eso de la empatía y creer que es un súperpoder como la telepatía o la simpatía. Todo esto le convierte en un blanco fácil de críticas y exabruptos varios, incluso por parte de muchos individuos que ni siquiera sabían hace unos seis meses de quien coño estoy hablando.

Pero vista The Disaster Artist, y ya opinando, por tanto, con conocimiento de causa, resulta que no es fácil criticar a su vez a James Franco y coleguillas. Simplemente, es INEVITABLE. Su último filme, al contrario de lo que podría esperarse dada su más que simple trayectoria profesional, no es un infumable ladrillo con tres gracietas sobre penes; es una viga de hormigón armado que te golpea con virulencia hasta el desmayo. Tienes que morderse la lengua hasta descuartizártela si no quieres rendirte en insultos y palabrotas hacia los responsables de este desagradable engendro cinematográfico.

Aunque no creo sorprender a nadie, ya que el célebre teaser nos debió poner en alerta (aunque yo, imbécil de mi, creía que seria una película para sacar en 4k todas las miserias de Tommy Wiseau, solo para ser timo estafado). ¿Quién no ha flipado ante ese avance de dos minutos que causó tanta sensación?; sensación de nauseas y de tripa suelta ,al no saber que pensar, por todo el largo y ancho de la red todo ello mezclado con mucho Hype del poco merecido. No hacía falta saber las amistades del caballero, ni tener el más mínimo conocimiento de cine, para poner a James Franco a caldo (hirviendo a 2000º) y esperar el futuro tsunami de aguas fecales que se nos podía venir encima.

tommy-wiseau-the-disaster-artist disaster artist

Con esos morritos resulta difícil decirle que no

Le habéis visto engañar al Festival de San Sebastián y dejarles por un grupo de bobotes ingenuos, como recibió un aluvión de abrazos en Toronto y deshuevarse de la peña sin pudor alguno. Ahora podréis disfrutar como en una ceremonia tan reivindicativa para el sexo femenino en contra del acoso, James Franco gana merecidamente un Globo de Oro interpretando a un retrogrado, machista y verdadero gilipollas como Tommy Wiseau, una persona tan real y vivita y coleando, que en la película directamente se dedican a hacerle ¿Justicia? Una justicia que en los enmugrecidos cerebros de los creadores creen que al pobre Tommy Wiseau le hicieron bullying y tal por Hollywood, pero MIS COJONES TREINTA Y TRES. El problema no es el personaje, si fuese un personaje de ficción (o de micción), pues vale, pero es que Tommy Wiseau es  ASÍ, así de imbécil, así de miserable, de lamentable y así de cabronazo.

Y ni siquiera sacaron la millonésima parte de lo jodidamente degenerado que es en realidad.

Dentro de lo malo, hasta fue divertido ver como James Franco trata a Tommy Wiseau como si fuese su chihuahua

Pobre Tommy Wiseau, el pobrecito solo quería cumplir su sueño y la gente se ríe de el porque es raro y alienante, no es porque sea un cabronazo sin escrúpulos, solo tiene el sueño americano de ser famoso y hacer un “Flim”, LA PUTA AMERICAN WAY OF WISEAU. Un sueño que, aunque lo hace de culo, lo PUEDE cumplir porque tiene una cuenta de ahorros al nivel del Tío Gilito, Iron Man y Batman por diez, que por cierto, nunca ha quedado nada claro de donde salio ese dinero. La hipótesis mas acertada tras investigar es que un magnate de Hollywood le atropelló, recibió un cheque en blanco y se dedico a generar beneficios haciendo inversiones como una tienda mayorista de venta de vaqueros y cazadoras coreanas falsas y ya. GUAU, eso es el sueño americano, en vez de caer hacia abajo y acabar con el detritos o viviendo bajo el puente, tiendes a caer hacia arriba.

Bueno, quizás estoy siendo injusto y como dice la película el bueno de Tommy solo quería tener un amigo de verdad, uno al que le saca cuarenta años y que se lo lleva prácticamente secuestrado a Los Angeles porque claro, el dinero es de Wiseau y el otro no tiene margen de maniobra porque no tiene dinero propio y desarrolla una relación toxica, perniciosa y de celos al nivel de un niño de siete años en el cuerpo de un ¿señor? de cincuenta.

No me extraña que la madre de Greg Sestero pensase mal de ese vampiro ajado y pasado de vueltas que se presento en la puerta de casa.

james_franco_y_tommy_wiseau-the-disaster-artist disaster artist

Yo no se vosotros, pero pido la vez como en la carnicería para ir después de James Franco

De la película en sí de la que estamos hablando poco se puede decir, The Disaster Artist. Es el típico film de James Franco y coleguillas, simple como el mecanismo de un botijo y con estructura básica a más no poder. Un chaval con un sueño conoce a un vampiro desaliñado y se dan cuenta de que comparten el mismo sueño. Nadie quiere trabajar con ellos porque son unos inútiles pero al final resuelven que deben hacer una película, ya que el Polaco rancio esta podrido de dinero. El muerto viviente polaco escribe un guion de mierda, hacen una película sin tener ningún conocimiento real de cine y acaban haciendo The Room. Por el camino se pelean porque el desaliñado este tiene la mentalidad de un niño de cinco años y trata de puto culo al equipo de rodaje, incluso provoca con sus imbecilidades que una actriz de avanzada edad se desmaye por el calor en el set, momento en el que demuestra que la empatía no existe en el. Entender el sufrimiento ajeno es un concepto alienígena, pero entender el suyo propio es fácil para el. Como toda película de Hollywood que aspire a ganar a Oscars, Tommy y Greg se reconcilian en el estreno de The Room y todo es bonito y almibarado, olvidando en el proceso que Tommy Wiseau es un completo imbécil y que no ha parado de dar por culo a todo el mundo con sus idioteces y carcamalidad.

No se nota para nada que esta película es el intento de James Franco y colegas para cosechar premios de toda índole, haciendo absolutamente central al protagonista. Que va.

El problema no es que The Disaster Artist sea simple, o que se vea la zarpa de James Franco, Seth Rogen y amiguetes. El problema es que ponen a Wiseau como una victima del sistema que al final, y cito a James Franco, “Se convierte en alguien relevante”. ¿Porque glorifican a la gentuza?

tommy-wiseau-muneco disaster artist

¿O porque la gentuza tiene marketing que le enriquece?

O compararlo con un director tan grande como Ed Wood, como si tuviesen algo en común. Ed Wood era una persona humilde, amigable, y muy valiente que conocía muy bien el sector del cine. Era tan buena persona que cuando su amigo Bela Lugosi supo que iba a morir le pidió rodar algo y el le grabo mientras regaba azaleas y hacia cosas en su casa, porque el era así. Si le piden eso a Tommy Wiseau fijo que te quita el bocata y después se ríe de ti para luego hacerse la victima.

Tampoco tiene otro registro de risa el pobre

Y Ed Wood era valiente, hizo la primera película de la historia sobre travestismo basada en sus propias experiencias en el tema, aunque nunca tuviese dinero para rodar. ¿Que cojones tiene que ver con un decadente polaco multimillonario sin talento? Pues eso. Me es imposible empatizar con Tommy Wiseau conociéndolo tan bien. Puede que las situaciones que provoca son divertidas porque veis a alguien que creéis que es exagerado o no existe, pero EXISTE y es MUCHO PEOR. Así que de comedia The Disaster Artist, una PUTA MIERDA. Y de peor película de la historia The Room, tres cuartos de lo mismo, pasaos por mis criticas y flipad.

Eso SI QUE ES DURO.

Pero esto no queda así. Hace un tiempo el director de cine Rick Harper empezó a hacer un documental sobre la vida y milagros de Wiseau llamado Room Full of Spoons. Empezó a entrevistar a los implicados, a seguir los orígenes de Tommy, etc y un día se encontró una demanda de Tommy Wiseau hacia su persona y vídeos de mierda como este, como para intentar humillarle:

El propio Tommy es tan cutre como este vídeo 

Por suerte para Rick Harper, y para la cordura, aun pasando un vía crucis judicial tuvo un final feliz. Echad un ojo a este enlace.

Para que veáis que tipo de persona “maravillosa” es.

Bueno, si lo que os gusta es ver como limpian el karma y los genitales a una momia polaca, a costa de todo para ganar premios, este es vuestro film. Si no, podéis ignorarlo y leeros el libro en el que esta basado, que por lo menos es bastante más honesto.

Y recordad que siempre hay una relación inversa entre el dinero y la creación. Da igual lo podrido que estés de dinero, si no tienes ni puta idea, acabas haciendo un ñordo como The Room.

Y si eres James Franco, Glorificándolo.

0 POST COMMENT

Send Us A Message Here

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Send this to a friend