/ Cine Documental / La Sal de la Tierra

La Sal de la Tierra

Alfredo Bonzo on 26 Octubre, 2014 - 3:03 pm in Cine Documental, PELÍCULAS

Ficha Artística

Año:2014nDuración: 100 minnPaís: FrancianDirector: Win Wenders, Juliano Ribeiro SalgadonGuión: Wim Wenders, Juliano Ribeiro SalgadonMúsica: Laurent PetitgandnFotografía: Hugo Barbier, Juliano Ribeiro SalgadonReparto: Sebastião SalgadonProductora: Coproducción Francia-Brasil-Italia

La Mirada de Sebastiao Salgado

Es posible, y más que probable, que ninguna persona que conozca algo de la extensa obra del fotógrafo brasileño Sebastiao Salgado quede indiferente ante la potencia de sus fotografías, ante la grandeza de su visión humana y al mismo tiempo brutal del mundo en que vivimos. El ojo de este fotógrafo ya sexagenario ha viajado por muchos rincones del mundo ofreciéndonos una panorámica, más, un fresco, de la conciencia humana y su relación con el mundo, con la naturaleza y la forma en que las personas, como colectividad o individualidad, afrontan los retos –normalmente tormentosos- del devenir de este mundo, bello y aciago. Salgado es un fotógrafo eminentemente social, posicionado de forma clara ante la barbarie y la guerra, defensor del medio ambiente y de la coexistencia de modelos de vida que nos pueden parecer vetustos y anacrónicos por el simple hecho de no entrar por el sangriento aro de la globalización, allá donde las personas “civilizadas” estamos viviendo. Sin duda la obra de Sebastiao Salgado es un referente de la fotografía moderna pero también del compromiso con una humanidad más justa y con el respeto al planeta; sus fotografías nos han llevado a lugares tan fantasmagóricos como inaccesibles, y en otras ocasiones han reflejado como nadie la decadencia y la grandeza humana, y la belleza de la naturaleza. Se consagra así el fotógrafo  brasileño como un personaje humanista, en su obra y en el mensaje que transmite.

Este material tan impresionante como visualmente atractivo es el motivo del último documental de Win Wenders, titulado La Sal de la Tierra (The Salt of the Earth, 2014). En este documental de dos horas de duración Wenders comienza narrando la infancia y juventud de Sebastiao Salgado, momentos en los que el fotógrafo adquirirá una vinculación con su tierra natal que tendrá gran importancia en su senectud. La narración avanza de forma lineal, recorriendo el comienzo de su interés por la fotografía y sus primeros viajes como profesional, ahondando ligeramente en su contexto familiar. Una vez realizada la introducción, en la que Wenders se auxilia de diverso material de archivo, nos presenta a un Salgado más maduro que comienza a adquirir la conciencia social que le llevará a la ejecución de grandes proyectos como Workers o Génesis, concluyendo en el último acto de la película con la catarsis personal del fotógrafo y su reconciliación con una humanidad a la que había comprendido herida de crueldad.  

Win Wenders cuenta con un caballo ganador en la casilla de salida, Sebastiao Salgado, como personaje, artista y ser humano,  es una figura que vale la pena conocer: él y su obra, un viaje apasionante por lo mejor y lo peor de este planeta, y de la impronta humana sobre él. Con semejante material la realización de una película, a poco esmerada que sea, debería tener un buen resultado. Narrativamente Wenders no aporta gran cosa al género documental, todo se mantiene dentro de la corrección de las formas: entrevistas a primer plano de Salgado, voces en off para narrar o comentar sus fotos, planos fijos de sus fotografías más impactantes, algunos fragmentos de vídeo de archivo….No hay efectismos ni giros sorpresa, tampoco hay un pulso narrativo que dinamice la película más allá de la linealidad propuesta por Wenders. El documental es, en definitiva, correcto y digerible pero no presenta un ápice de riesgo a la hora de su realización, como hemos visto en otras piezas independientes como Plot For Peace (2014) o Act of Killing (2012). Estos motivos no tienen porqué ser una excusa para no acercarse a La Sal de la Tierra pero queda patente del enquilosamiento del director en una factura cinematográfica de un tono muy moderado. Mientras que Werner Herzog sigue sorprendiendo con documentales tan potentes y alternativas como La Cueva de los Sueños Olvidados (2010), La Sal de la Tierra es una obra “major” que se adapta a las exigencias de un público muy mayoritario.

El cierre de La Sal de la Tierra es cuando menos paradójico; tras dos intensas horas de proclamación de la obra y vida de Sebastiao Salgado en un humanismo global y sin fisuras, la conclusión, lejos de ser integradora, queda focalizada en un mensaje de tintes ecologistas tan explícitos que bascula de forma innecesaria el peso de la historia hacia la última parte de la vida de su protagonista, abandonando al público a una suerte de olvido de lo visto en la primera hora y media de cinta. Un final poco merecido, no ya tanto para la película como para el legado del fotógrafo brasileño, pero aún así, la cinta merece ser visionada siquiera para aproximarnos a este gigante de la fotografía mundial y del pensamiento humanista que es Sebastiao Salgado.

0 POST COMMENT

Send Us A Message Here

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Send this to friend