/ Cine de Terror / La Autopsia de Jane Doe

La Autopsia de Jane Doe

Alfredo Bonzo on 14 Enero, 2017 - 10:56 am in Cine de Terror, PELÍCULAS

la autopsia jane doe poster autopsia de jane doe
Crítica de La Autopsia de Jane Doe

Título: La Autopsia de Jane Doe (The Autopsy of Jane Doe). Año: 2016. Duración: 99 min. País: Reino Unido. Director: André Øvredal. Guión: Ian B. Goldberg, Richard Naing. Fotografía: Roman Osin. Reparto: Emile Hirsch, Brian Cox, Ophelia Lovibond, Michael McElhatton, Olwen Kelly, Jane Perry, Parker Sawyers.

El cine de género goza de una excelente salud, una prueba más de este estado de gracia en el que vive desde hace una década es La Autopsia de Jane Doe (The Autopsy of Jane Doe, 2016), una cinta atmosférica donde se combina el horror explícito con la investigación detectivesca y las presencias espectrales. La película es una apuesta por la mixtura de diferentes discursos narrativos para formar un todo, una obra que, a pesar de sus altibajos, se mantiene en pie como apuesta de cine de terror, consiguiendo unos resultados bastante apreciables para el aficionado al género y para el público en general.

La funeraria Tilden, regentada por Tommy (Brian Cox) y su hijo Austin (Emile Hirsch), recibe el cuerpo de una mujer joven al que no se le aprecia una causa de muerte aparente. El cuerpo ha sido encontrado en la escena de un sangriento crimen donde ha sido masacrada una familia entera. La autopsia al cadáver intentará desentrañar las causas de su muerte, pero también involucrará a los forenses en la investigación del pasado de la joven. Durante el transcurso de la autopsia, una serie de hechos, en apariencia sobrenaturales, les envolverá en una atmósfera de horror de la que les será imposible escapar.

autopsia de jane doe brian cox autopsia de jane doe

Esta estimulante sinopsis viene a resumir el esquema narrativo de La Autopsia de Jane Doe, en la que se subrayan los elementos citados anteriormente: horror explícito (el proceso de autopsia), investigación criminal (las causas de la muerte y el pasado de Jane Doe) y los momentos más climáticos en los que hace aparición el fenómeno sobrenatural. En el primero de los bloques discursivos encontramos escenas notablemente cuidadas, detalladas y realistas, poniendo un especial énfasis en los efectos especiales y las maquetas del cuerpo de Jane Doe y de su interior, diseccionado por la cámara pero sin regodearse en excesos gore, todo está medido para expresar de forma fría y objetiva el proceso de disección. El transcurso de la autopsia es el motor de la película, lo que da el impulso al resto de las partes que irán asomando tímidamente, primero en forma de investigación: la autopsia va desvelando indicios perturbadores sobre un eventual sacrificio humano en el cuerpo de la joven, cada golpe de bisturí se justifica con el hallazgo de una nueva pista sobre el pasado de Jane Doe. Los indicios, recogidos celosamente por los dos forenses serán la única ayuda que tendrán contra el estallido de poder sobrenatural que dominará la segunda mitad del metraje. El subtexto inherente a la película incide de forma particular en la profanación del cuerpo humano, en la cosificación y objetivación de la carne inerte ante el bisturí frío y objetivo del forense.

Siguiendo la línea de títulos como Oculus (Mike Flanagan, 2013) o Sinister (Scott Derrickson, 2012), en lo que respecta a la creación de un horror atmosférico y sobrenatural en espacios cerrados con limitados medios cinematográficos, La Autopsia de Jane Doe viene a resumir las inquietudes de los cineastas de género actuales en lo que respecta a la medida y alcance de sus filmes. Oculus o Sinister se componen de un esquema argumental similar, aún salvando las distancias, consistente en el desarrollo de esos tres factores ya enumerados, refrendando la apuesta por esos personajes detectivescos expuestos al orden sobrenatural. Es obvio que tan pequeñas producciones necesitan de un aparataje ambiental apropiado a la historia que están contando, y visualmente hay un emplazamiento al uso de la oscuridad y del mobiliario urbano para violentar la familiaridad de nuestro entorno, factor perturbador y decididamente acertado en manos de un realizador hábil. El director de La Autopsia de Jane Doe es el noruego André Ovredal, un realizador que hace unos años llegó a España con el falso documental Troll Hunter (2010), una cinta interesante que le ha puesto en la lista de los realizadores independientes de género más prometedores del momento. Radicalmente distinta, La Autopsia de Jane Doe es una nueva muestra de su capacidad para crear obras de terror artesano, sin realizar los aspavientos y quiebros que el cine comercial terror utiliza para mantener al espectador pegado a la pantalla.

autopsia de jane doe Ophelia Lovibond autopsia de jane doe

La elección del reparto para esta pequeña producción ha sido un acierto de principio a fin. Poco se puede añadir a las loas que el actor británico Brian Cox cosecha en los proyectos donde se involucra. Está claro que la veteranía, por grado, sirve de algo, y Brian Cox se muestra cómodo y confiado en el papel de forense, secundado de manera imprescindible por Emile Hirsch, un joven actor con una ya larga carrera en el cine comercial norteamericano (Hacia rutas salvajes, 2007). Sobre la mesa de la autopsia nos encontramos a la británica Ophelia Lovibond, pálida e inmóvil pero con una gran capacidad expresiva ante todos los ultrajes que su cuerpo recibe.

La línea del horror/terror independiente actual está dirigida a la creación de sensaciones oscuras, atávicas, echando mano de mitologías que siempre han estado presentes en nuestro acervo cultural, usando un lenguaje entendible por todo el público -de ahí la vocación comercial de todos estos títulos- y contentado, a su vez, a los amantes de los excesos hemoglobínicos. Esta fórmula está funcionando muy bien en los circuitos de los festivales y promete abrir brecha en las salas comerciales. La longevidad de estas líneas de producción va a depender de su capacidad de inventiva y el equilibrio narrativo/visual que sepan respetar, aunque a día de hoy sólo se advierte un futuro prometedor a este tipo de cine de género, solo tendremos que estar pendientes del desembarco de nuevos títulos como La Autopsia de Jane Doe.

autopsia de jane doe emile hirsch autopsia de jane doe

0 POST COMMENT

Send Us A Message Here

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Send this to friend