Desafío Total (2012)


Desatino Total

Año: 2012 Duración: 121’ País: Estados Unidos. Director: Len Wiseman. Guión: Kurt Wimmer (basado en una historia corta de Philip K. Dick) Música: Harry Gregson-Williams. Fotografía: Paul Cameron. Reparto: Colin Farrell, Kate Beckinsale, Jessica Biel, Bryan Cranston, Bill Nighy. 

Hollywood tiene que aprender. Tiene que hacerlo. En algún momento se tiene que dar cuenta de que remakear constantemente éxitos de los noventa, no siempre sale bien, ni rentable (en el caso que nos ocupa, ya ha sido elegida como el fracaso oficial del verano). Pero, lamentablemente, mientras haya directores y guionistas con carnet de mercenarios, dispuestos a cobrar un cheque con tal de hacer lo que les diga el productor sin ideas de turno, los remakes seguirán existiendo. Y, como en este caso, seguirán produciéndonos una mezcla de aburrimiento, desidia y apatía que nos harán preguntarnos por qué no han reestrenado la primera versión, en lugar de rehacerla con tan poca gracia.

Porque seamos sinceros desde el principio, esta nueva versión de Desafío Total (Total Recall, 2012) es absolutamente innecesaria, aburrida, repetitiva, y carente del encanto de serie B fantatech, que tenía la película que Paul Verhoeven y Arnold Schwarzenegger se marcaron en 1990. Es cierto que aquella película no era una obra maestra, pero sí que poseía una fuerza visual muy interesante (ganó el oscar a los mejores efectos especiales), su protagonista estaba en plena efervescencia de popularidad, y nos dejó algunos planos y secuencias que aún hoy perduran en nuestra memoria. ¿Qué ha quedado en esta nueva versión de todo aquello? NADA.

Porque sí, los efectos visuales rozan lo perfecto (aquí tenemos desde teléfonos implantados en la mano, a coches voladores, pasando por unos diseños de interior y exterior, realmente futuristas) pero cometen un error muy, muy grave, que es intentar copiar a los grandes. En este caso el diseño visual y el de producción son una mezcla entre “Blade Runner” (Ridley Scott, 1982) y “Minority Report” (Steven Spielberg, 2002). Las fuerzas de la ley se parecen a los soldados clon de “Star Wars” (George Lucas, 1977) y los soldados cibernéticos son exactos a los androides de “Yo, Robot” (Alex Proyas, 2004), por no hablar de que Kate Beckinsale parece repetir su papel de vampira en la saga “Underworld” llegando a repetir coreografías de peleas. Incluso imitan la persecución por los tejados de “El Últimatum de Bourne” (Paul Greengrass, 2007). Y no es que sean unas aproximaciones a tales universos, no. Es que directamente los han copiado sin descaro. Incluso el plano inicial en el que aparece Colin Farrell despertando en la cama, es sospechosamente idéntico al de Tom Cruise despertando en la cama tras la operación ocular en “Minority Report”. Pero eso no hace más que desvelar cuál es el espíritu de este remake: coger de aquí y de allá, y unirlo todo más o menos decentemente, para ver si sale algo medianamente disfrutable. El problema es que no lo consigue.

Las dos horas que dura esta película se hacen muy largas, porque la trama, pese a no dar descanso (esto sigue el sistema propio de un videojuego “hit & run” esto es, golpea y corre), cansa por lo repetitivo de la misma, y por la complicación de guión, que nunca acaba de contar las cosas de forma sencilla. Está claro que cuando uno elige ver una película como ésta, no espera que le hagan pensar (aunque el argumento da para ello), sino que le den varias escenas de acción bien rodadas, que mantengan pegado al asiento y que sorprendan, pero aquí, ni lo uno ni lo otro. Esto sigue una estructura bien clara: diálogo sin gracia-persecución-diálogo-persecución con coches voladores-pelea-diálogo-tiroteo-persecución. Y eso agota. Agota por reiterativo. Y acabas pidiendo a gritos una escena de calma tensa, de esas que unen a perseguido y perseguidor, y dotan de carisma a una producción. Y llega. La escena de la encerrona en el hall del edificio, con ese triángulo armado y apuntándose los unos a los otros, mientras cada uno intenta llevar la razón sobre lo que está pasando. Pero está tan mal rodada, y los actores están tan descafeinados, que no te lo crees. Y es entonces cuando comprendes que se acabó. Que ya no habrá nada que rescatar de esta película. Ni tan siquiera una actuación decente.

Y es que el reparto no ayuda. Colin Farrell denota una falta de expresividad bastante preocupante, para tener que interpretar a un tipo normal que descubre que es otra persona. Jessica Biel se dedica a lucir músculo (cada día está más fibrosa esta chica) y a correr. Kate Beckinsale, ídem de ídem, y en cuánto a Bryan Cranston y Bill Nighy, están tan desaprovechados que no te da tiempo ni a fijarte en sus actuaciones. Lo único que nos queda pues, es tratar de disfrutar de esos entornos futuristas, agobiantes e industriales que, aunque deudores de aquellos films que he nombrado al principio, sí que están realizados con detalle y, además, se nos muestran con un gran uso de la fotografía y de la luz (aunque abusa demasiado de los reflejos lumínicos).

Sin embargo nada puede evitar que esta película caiga en el olvido absoluto, en cuánto terminas de verla. Más aún cuando se atreve a corromper, en cierta manera, detalles que hacían grande a la original, porque (aviso de spoilers para amantes del clásico) aquí Marte no aparece para nada, incluso la prostituta de tres pechos aparece con ellos bien tapados, no vaya a ser que le pongan una calificación más restrictiva a la película y eso influya en la taquilla final. Por no hablar de la total ausencia de sangre (la original tenía detalles gore que al final resultaban hasta simpáticos por lo grotesco de los mismos), o de sentido del humor. Es todo tan serio, tan desalentador, gris (casi exclusivamente el único color de la fotografía de la película) que ves pasar los planos y secuencias por delante de los ojos, sin inmutarte. Y cuando llega ese clímax final, precipitado, breve y carente de la épica que se le quiere otorgar, estás tan aburrido por la sensación de deja vu, que sencillamente dejas que pase frente a tus ojos sin sentir emoción alguna.

En definitiva, esta “Desafío Total (2012)” es toda una experiencia repetitiva y aburrida que, pese a contar con potentes argumentos a nivel visual, no consigue llegar estar a la altura de la original de Verhoeven, ni llega a ser una digna adaptación del relato corto de Philip K. Dick, demostrando que la falta de ideas en Hollywood comienza a pasar factura tanto a nivel creativo, como económico. Y, sobre todo, que tiempos pasados, aún siguen siendo mejores.

About these ads

6 comentarios

  1. Parece que tenemos muchos prejuicios a la hora de visionar los remakes de las antiguas películas de los 80. Los tenemos como los hijos tontos de esos clásicos que, según dicen los doctos de la prensa más curtida en este país, son inigualables y cualquier acercamiento a aquellos es anatema.

    Desafío Total renueva la película de Verhoeven (por cierto muy ajada ahora pues los años han pasado muy mal por toda la obra de este director en los 80) y añade detalles que no tienen nada de desdeñable, sobre todo en el terreno distópico. Rememora algunas escenas de la película original con mejor o peor fortuna pero en la puesta en escena da mil vueltas a su precedesora. Además Collin Farrel y las chicas son mejores actor/actrices que los que usó Verhoeven, sin duda.

    En fin, yo lo pasé muy bien y desde luego, el bluray tiene un ejemplar vendido conmigo.

  2. Me lio campeón. La critica es tuya y el comentario también…No entiendo nada, son antagónicos. No la he visto por cierto y la verdad es que la tengo ganas. Cuídate

  3. Jose Luis García-Calvo Jaime · · Responder

    La crítica es mía, Plared. Vaya, qué poco pinta mi nombre en todas las críticas que escribo. Nadie las identifica conmigo. Creo que definitivamente lo tengo que dejar, jejeje, es la señal inequívoca!! jeje.

    Y Alfredo, sabes que respeto tu opinión, que sé que de esto sabes mucho, pero es que sinceramente, hay películas que no conectan conmigo, y ésta me supuso dos horas de completo aburrimiento en las que llegó un momento en qué no sabía qué hacer para que se pasara antes. A mi si me dan un guión que solo repite estructuras… no me congratula (por eso me ha gustado tanto “La cabaña del bosque” que se estrena próximamente, porque es todo tan inesperado y sorprendente que me parece que reformula el género de las películas de terror) Pero bueno, así tenemos debate. La de Verhoeven no era una obra maestra, ya lo he puesto en la crítica, pero es de esas que al menos a mi, me marcó de pequeño, porque tenía algunas secuencias que eran realmente inolvidables (las cabezas sin aire en Marte, el disfraz de señora, el tío que salía del costado de otro tío…) y esta es tan… seria, tan gris, tan copia de otras… (¿no me digas que no te recordó a ratos a Minority Report?) tan apocada al olvido que no pudo convencerme. Pero bueno, sobre gustos…

  4. Pues nada aclarado, la critica me ha gustado. De la nueva no voy a decir nada, no la he visto por lo que no opino. Pero…la original digamos que en su tiempo fue impactante. La escena de la cabeza, se comentaba en cualquier sitio. El ambiente, los efectos, en fin……

    Una de esas películas que todo el mundo veía y a casi todos gustaba. solo por eso ya guarda un grato recuerdo para muchos . Aunque bien es verdad que hace no mucho la volví a ver en la tv, y tenia aspecto de tele film y los efectos, pues bueno…… Lo que antes era algo alucinante ahora pues pasables con suerte.

    Es lo que tiene muchas veces el fantástico. Que irremisiblemente se queda anticuado a mayor velocidad que otros géneros. Y…por cierto a mi minority Report, me parece una película magnifica, de la cual nunca entendí las feroces criticas que levanta

  5. Parece que en el universo fantástico se ha llegado a un quorum, un pacto de silencio en el que muchas películas se aúnan en un único universo temático, como si el futuro distópico que está por llegar es el que preconizan un puñado de títulos como Blade Runner, Minority Report, Moon o ésta misma, Desafío Total.

    Más conscientemente, el nuevo cine de zombies ya plantea una pandemia global con tintes localistas dependiendo de la nacionalidad de la produccion, pero en el fondo, todo forma parte de un mismo escenario, el mismo telón de fondo. Así veo la ciencia ficción actual. Los adelantos tecnológicos y la esclavitud de supercualificado hombre de la posmodernidad nos llevan a pensar que argumentos como Desafío Total, Dredd, o Moon van teniendo más de realidad a medida que nuestro mundo se acerca (a pasos agigantados) a esas propuestas. En fin…lo que nos queda por ver.

  6. Jose Luis García-Calvo Jaime · · Responder

    Me alegro que esté todo aclarado, jeje. Y coincido, Plared. Minority Report es increíble y posee un mensaje bastante terrorífico sobre el uso de la justicia y las leyes en favor de los que las utilizan, que da qué pensar. Pero aparte de eso, tenía un nivel visual sobresaliente, y unas escenas de acción potentísimas. Y eso es lo que me cabrea de esta Desafío Total, que en lugar de intentar tener su propia personalidad, ha copiado sin remilgos a esas grandes (la escapada de Colin Farrell sobre el coche volador, se parece muchísimo a la escapada de Tom Cruise sobre esos coches-vaina) y por eso opino que está apocada al olvido, porque aunque la “Desafío Total” original haya envejecido mal, nos dejó planos en la memoria que son difíciles de igualar. Ésta no lo consigue.
    Y es cierto, Alfredo, de alguna manera todas las nuevas películas de ciencia-ficción parecen haber pactado para alcanzar ese universo temático similar. Aunque “Moon” sí que me pareció mucho más ambiciosa y original, o la otra película de su director “Código Fuente”, me parecen películas que por sí solas ya consiguen hacerse un hueco en el imaginario colectivo y dan para hablar… pero esta… no. Aún no he visto Dredd, pero ya me han dicho que es un casi plagio de esa maravilla que es “Raid. Redemption” que me parece una de las mejores, si no la mejor, película de acción del año. Todo peleas, tiroteos y tensión. Una de las mejores cintas orientales recientes.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 319 seguidores

%d personas les gusta esto: