ALIEN, la Sinfonía Biomecánica


De entre todos los festivales dedicados en nuestro país al cine, hay uno que guiña sin disimulos al cine fantástico. Es el FesDe entre todos los festivales dedicados en nuestro país al cine, hay uno que guiña sin disimulos al cine fantástico. Es el Festival Internacional de Música de Cine de Tenerife (FIMUCITÉ), y destaca por su insólita temática, la música de cine, y su ubicación, en la ciudad de Tenerife, capital del archipiélago canario. Con su director, el músico Diego Navarro, ya son seis las ediciones de este evento que se han celebrado, creciendo cada año en público, calidad y expectación.

Sin entrar en la intimidad del contenido y organización del festival –que cuenta con una página web excelente-, hemos de destacar la gran cantidad de proyecciones que se programan, que se complementan –o mejor habría que decir lo contrario- con una extensa programación de conciertos de bandas sonoras de películas, bien con motivo de homenajes concretos o por contar con la presencia de directores y compositores invitados. Los conciertos son ejecutados por bandas de música afincadas en las Islas Canarias que han demostrado sobradamente su virtuosismo y capacidad a la hora de llevar a escena los scores que tantas veces hemos oído en las pantallas, normalmente bajo la batuta de Diego Navarro, o de alguno de los invitados al festival.

Aparte de otras actividades, como la realización de talleres de composición musical de bandas sonoras, FIMUCITÉ realiza ediciones literarias relacionadas con la temática fílmica y sus scores. Los libros publicados hasta el momento han sido 2001, la música del futuro (Fimucité, 2008), Alien, la sinfonía biomecánica (Ediciones Calamar y Fimucité, 2009), La Conexión Williams-Spielberg (Fimucité, 2010) y Tócala otra vez Óscar (Fimucité, 2011). Sin duda, la iniciativa del festival por tener una línea editorial paralela de indudable calidad es una fuerte apuesta que está viendo sus frutos, no sólo por ofrecer al público y a los aficionados una publicación anual exclusiva y especializada, también por lo que esta apuesta ha trascendido, aún más allá del desarrollo editorial en el caso de uno de los libros, el de Alien, la sinfonía biomecánica.

Alien, la sinfonía biomecánica fue publicado en la tercera edición del festival, en el año 2009, con la pretensión de realizar un análisis de la saga Alien bajo la óptica de las bandas sonoras y sus compositores. Con la firma de colaboradores del festival y reconocidos especialistas de la crítica cinematográfica –Pedro J. Mérida, David Fuenfría, Manuel E. Díaz Noda y Acaimo G. Sarmiento- coordinados por Diego Navarro, el libro dedica cinco de sus siete capítulos a cada una de las películas de la saga (con el primero como introducción), incorporando una última reseña en el sexto capítulo a los dos crossovers que Alien ha realizado con su saga hermana de los estudios Fox, Predator: Alien Vs. Predator (2004) y Alien Vs. Predator: Requiem (2007). Por último, el séptimo capítulo está dedicado al análisis de la recopilación e interpretación de algunos cortes de la saga, editada por Varèse Sarabande, Alien Trilogy (Varèse Sarabande, 1996).

El libro se detiene en los pormenores de las relaciones de los compositores de los scores con los directores de las películas, y aún más con los productores. Los difíciles tiras y aflojas que tuvieron Jerry Goldsmith (Alien, 1979) y James Horner (Aliens, 1986) contrastan con la balsa de aceite en la que pudieron trabajar los compositores de las dos últimas películas de la saga, Elliot Goldenthal (Alien 3, 1992)  y John Frizzell (Alien Resurrection, 1997). El aficionado se encontrará con grandes sorpresas al conocer, por ejemplo, que Jerry Goldsmith fue ninguneado por Ridley Scott y los productores de Alien, y al final la banda sonora que se incluyó en este título mítico de la ciencia ficción fue un refrito de la partitura original para Alien con el score compuesto para Freud, la pasión secreta (Freud, 1962), o que el trabajo que lo productores encargaron a James Horner, con los continuos cambios en el montaje en la película, llevaron al compositor a renunciar al proyecto cuando aún la postproducción no estaba del todo acabada.

Es en el año 1996, cuando aún no estaba estrenada la última película de la franquicia xenomorfa, el productor del sello Varèse Sarabande y el compositor y director Cliff Eidelman se ponen a la cabeza de un ambicioso proyecto, la grabación de algunos temas de la hasta entonces trilogía, con ayuda de la Royal Scotish National Orchestra. Por aquel entonces, Varèse Sarabande había emprendido el ambicioso proyecto de volver a grabar algunos de las bandas sonoras más señeras de la historia del cine contemporáneo. El disco Alien Trilogy contiene varios temas de cada una de las tres películas, reinterpretados con la ayuda de los compositores originales y, si se quiere ver, vuelca una especial predilección al score original de Jerry Goldsmith, que fue el que peor salió parado en la andadura musical de la franquicia.

No termina todo con la publicación de este indispensable libro, que sin duda llena un vacío dentro de toda la extensa bibliografía con que ya cuenta la franquicia Alien. Durante la jornada del sábado 25 de julio de 2009, en la gala de clausura del festival, Diego Navarro, al frente de la Tenerife Film Orchestra & Choir (en castellano Orquesta de Películas y Coros de Tenerife) ejecutaron un apoteósico concierto con el mismo título del libro, aunque lo ahora lo reproduciremos en inglés por ser, como veremos a continuación, un evento cuya exportabilidad va cosechando éxitos allá por donde pasa: Alien, a biomechanical symphony. El concierto fue grabado y constó de las siguientes piezas:

Alien (1979): Main Title, The Landing, Breakaway, The Droid, The Door, End Title.

Aliens (1986): Futile Scape, Bishop´s Countdown.

Alien 3 (1992): Lento, Adagio.

Alien Resurrection  (1996): Suite

Alien Vs. Predator Requiem (2007): Requiem

El concierto grabado ha motivado la reciente edición de un pack DVD+CD publicado por Varese Sarabande, en una edición limitada booklet de 3.000 copias.

El fenómeno Alien, a biomechanical symphony no para. Durante la clausura del V Festival de Música de Cine de Cracovia, más de 4.000 espectadores asistieron a una nueva ejecución de los sonidos xenomórficos. Se refuerza así el merecido éxito que Diego Navarro, FIMUCITÉ y su iniciativa están teniendo a lo largo de todo el continente. Por cierto, en el momento de escribir el presente artículo ya queda poco, sólo veinte días para la nueva edición de FIMUCITÉ. Afortunados aquellos que puedan asistir a esta cita, cuya magnitud se está convirtiendo en indispensable para los aficionados al buen cine.

Cuando queda poco para el estreno de la nueva película de la saga, la precuela Prometheus (2012), dirigida por Ridley Scott y musicada por Marc Streitenfeld, Alien vuelve a estar en primera plana de actualidad demostrando la vigencia y buena salud de la saga, que ha sabido renovarse con dignidad. Todos sus títulos han sido producidos en medio de un maremágnum de problemas, conflictos de egos, decisiones encontradas y un sinfín de vicisitudes, lo cual visto con el paso del tiempo ha jugado a favor de la franquicia al encontrarnos que cada una de las películas tiene una identidad por sí misma. Esperamos con ilusión a Prometheus en lo que parece ser el regreso aún más espectacular del xenomorfo y del director que le vio nacer.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 319 seguidores

%d personas les gusta esto: