Punisher War Zone


punisher war zone poster

Año: 2008. Duración: 107′ País: EE.UU.  Director: Lexi Alexander. Guión: Matt Holloway, Art Marcum, Nick Santora, Kurt Sutter. Música: Christopher Franke. Fotografía: Steve Gainer. Reparto: Ray Stevenson, Dominic West, Julie Benz, Dash Mihok, Doug Hutchison, Wayne Knight, Colin Salmon, Keram Malicki-Sánchez, T.J. Storm, Bjanka Murgel, Larry Day, David Vadim, Romano Orzari, Tony Calabretta, Jon Barton.

“Punisher es un arma, las pistolas sólo son su extensión”

Ray Stevenson

En general el mundillo de los superhéroes se nos vende como una especie de tragedia shakesperiana de unas personas que viven atormentadas por tener unos poderes que les sitúan por encima de los comunes mortales. Esta crisis existencial les lleva a tener que elegir entre dos opciones, el bien o el mal, entendidas desde un punto de vista cívico y jurídico, claro, y el determinante que volcará la balanza a un lado o a otro será el de la convicción moral del protagonista, otorgada por su creador –por lo general los superhéroes proceden del cómic-. En ese sentido, las historias de superhéroes pueden ser vistas como hipérboles de una lucha individual contra los demonios internos de cada cual, trasladada al ámbito cinematográfico con una puesta en escena grandilocuente y exageradamente espectacular. Lo que ya no queda tan claro, y esto se lo tendríamos que preguntar sus creadores, es por qué se deshumanizan en muchos casos a los superhéroes, bien sea mediante el planteamiento de su existencia en planos físico-temporales, ajenos al ser humano, u otorgándoles una imagen a cada cual más ridícula.

Si valoramos los resultados obtenidos por la cotidianeidad de El Protegido (Unbreakable, 2000), la reciente Chronicle (2011), o el ejercicio desmitificador y gamberro de Kick-Ass (2010), nos percataremos del engaño al que el público ha sido sometido durante décadas. Los héroes de verdad no necesitan un gran aparataje mediático y económico para ser desarrollados en el celuloide, sólo hace falta la convicción para decidir a qué lado de la justicia situarse, e incluso la aparente dualidad que personifican algunos de ellos. Es ahí donde reside la verdadera empatía con el público. Punisher (El Castigador) es un héroe, Frank Castle, cuyas capacidades excepcionales son el manejo de las armas y el combate cuerpo a cuerpo, desplegando una crueldad sin igual contra sus enemigos. Aunque en su origen este personaje fue un spin off de Spiderman, su humanidad le ha granjeado una legión de fans considerable, y en el terreno de la cinematografía ha conseguido apuntarse hasta la fecha tres títulos, uno de ellos olvidable y otros dos aparentemente parejos aunque radicalmente diferentes.

Dejando aparte la vacua película protagonizada por Dolph Lungred, El Vengador (Punisher, 1989), el último acercamiento al personaje, Punisher War Zone (2009) no es la secuela de su título predecesor, dirigido por Johnathan Hensleigh, El Castigador (Punisher, 2004). Aunque las cintas realizadas en 2004 y 2009 sean proyectos apadrinados por la misma productora, Gale Anne Hurd, las propuestas son radicalmente diferentes en cuanto a su planteamiento comercial y resultados artísticos. La película de Hensleigh obtuvo tan pobres resultados a ambos niveles que Hurd y Marvel Comics decidieron recrear nuevamente al personaje a partir de la colección War Zone, editada por la filial de Marvel, Max Editorial, dirigida a un público adulto.

Punisher War Zone se plantea así como el resurgir de un personaje con el auténtico carisma que le caracteriza en el cómic: frío, metódico, cruel y de apariencia sobria, con un traje antibalas negro y su cadavérico logo. El encargado de encarnarle es Ray Stevenson, un actor que demuestra grandes dotes para el cine de acción, y que lamentablemente está desaprovechado, quizás por haber estado siempre afiliado al cine de serie B, en el que ha lidiado con numerosos papeles con gran éxito de público y crítica. Stevenson, protagonista también de Outpost (2008), exhibe una gran destreza con las armas y una excelente forma física, no descuidando su vertiente más humana y dramática. Lexi Alexander, la directora del film, conoce bien los entresijos del cine de acción ya que empezó en el negocio como especialista, y con Punisher War Zone ha creado una película modesta, colorista y efectiva, con excelentes escenas de tiroteos y acción cuerpo a cuerpo.

La némesis de El Castigador, Jigsaw, está interpretado por Dominic West, un capo de la mafia –los enemigos más recurrentes de Punisher son los mafiosos- que cae en una trituradora de vidrio desfigurándole la cara y convirtiéndole en un ser aún más malvado y vengativo. Resulta impagable la escena en la que arenga a las bandas criminales de la ciudad con la proyección de la bandera norteamericana de fondo.

Punisher War Zone se aleja miles de años luz de su obra predecesora, protagonizada por John Travolta y Thomas Jane. Ésta última es un ejemplo de negocio lucrativo enfocado a crear una saga que complazca los estómagos más palomiteros, sin importar resultado artístico alguno. Sin embargo la película de Lexi Alexander, aún contando con el mismo equipo de producción, es una muestra de cine de género sin prejuicios, ejecutado con maestría y cariño al cine de acción; un espectáculo donde los recursos no son muchos pero el equipo de producción los pone al servicio de la historia.

Y en tanto se escribe este artículo está a punto de caer otra superproducción de los estudios Marvel que reúne a unos grupo de señores vestidos con pijamas de colores chillones que exhiben superpoderes de lo más variopinto, nada más y nada menos que The Avengers (2012). La maquinaria palomitera está en marcha pero mientras The Avengers se dedican a mascar chapas en 3D y a pronunciar diálogos a cual más absurdo, el Castigador anda por aquí, vestido de negro, acechando en las sombras y dispuesto a volarles los sesos a los malos. Así termina la película Punisher War Zone: Frank Castle a punto de castigar a un criminal, librando a un inocente de una muerte segura, y detrás un neón con la palabra SAVES.

About these ads

2 comentarios

  1. Un filme muy entretenido y atractivo me ha gustado mucho. La vi por casualidad en hbo y me parece una película que cumple con su objetivo el cual es entretener pero sólo eso no logra cautivar al público. Es simple pero entretenida.

    1. Es una película más modesta que aquella que protagonizó Thomas Jane, pero más efectiva y con muchísima más acción. Creo que está más cerca del auténtico espíritu de The Punisher. Gracias por comentar :)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 319 seguidores

%d personas les gusta esto: