Juan G. Atienza, in memoriam


Es difícil estar al tanto de todo lo que sucede en el Mundo. Procesar todas las noticias que nos llegan en este tiempo de incertidumbre es complicado, toda vez que los medios sólo se hacen eco de asuntos económicos y políticos, dejando a un lado las parcelas referentes a la cultura, y más si ésta no forma parte de algún acontecimiento globalizado. Por ello, las noticias que tienen un contenido humano, quedan relegadas a un rincón tan oculto que casi es imposible encontrarlas si no se buscan adrede. Así, hoy me entero de la noticia del fallecimiento de Juan G. Atienza (Valencia, 1930- Madrid, 2011) el día 16 de junio de este año. La noticia de la muerte de éste humanista heterodoxo no trascendió excepto a los pocos medios dedicados al estudio de la España mágica; la ciencia ortodoxa bien deseaba que Juan G. Atienza hubiera quedado relegado al olvido. Le conocí personalmente hace varios años, en la Feria del Libro de Madrid, y me comprometí con él a remitirle datos acerca de mi tierra (Polán, Toledo y Montes de Toledo) referentes a las tradiciones mágicas y leyendas de la zona. Así, mantuve una efímera correspondencia con él, la cuál aún conservo. Como contrapartida él tuvo el detalle de mencionarme en su libro Nueva Guía de la España Mágica (Grijalbo, 2002).

Juan García Atienza, o Juan G. Atienza, como se hacía llamar en sus publicaciones, era natural de Valencia, donde nació el 18 de julio de 1930. Estudió Filología Románica en la Universidad Complutensede Madrid, aunque desde joven mostró su entusiasmo por el cine, alternando sus estudios con la crítica cinematográfica. Después una breve estancia estudiando cine en Francia volvió a España, y tras trabajar en numerosas producciones como ayudante de dirección y escritor de guiones, llegó la oportunidad de dirigir su primer y único largo: Los Dinamiteros (1964), protagonizada por Pepe Isbert, que contaba el azaroso plan de unos jubilados por reventar la caja fuerte de un banco y para aumentar los escasos ingresos de su pensión.

Tras una parada en su carrera como cineasta, se reconvirtió a escritor de ciencia ficción, publicando sendos relatos que hoy forman parte de antologías. Estos relatos se recopilaron en dos libros de la editorial EDHASA: La máquina de matar (Edhasa, 1966) y Los viajeros de la gafas azules (Edhasa, 1967).

Su siguiente etapa creativa la desarrollaría en la televisión, dirigiendo series de documentales que aún hoy se pueden encontrar en ediciones en VHS, y que recorrían nuestra piel de toro en busca del sentimiento patrio de origen medieval. Un encargo que le valió para dirigir una serie de ficción medieval con elementos mágicos, llamada Los Paladines.

El aprendizaje realizado durante su etapa televisiva le valió para su último y definitivo salto al reconocimiento de la intelectualidad heterodoxa española: sus estudios sobrela España Mágica.Seríadifícil detenernos pormenorizadamente en este aspecto, el más prolífico de su carrera. Sin ir más lejos, en mi biblioteca cuento con más de 50 libros suyos, y aún su bibliografía no estaría completa. En sus volúmenes desgaja una realidad de España casi oculta, una realidad de nuestros orígenes, como seres humanos, como pueblo, como herederos de algo que está más allá de la encorsetada realidad donde nuestro sistema político-religioso nos quiere relegar, para que seamos mansos engranajes de su cadena productiva. Gracias a sus estudios las piedras nos hablaron, los ídolos milenarios pudieron revelarnos sus mensajes al oído. Y gracias a él estamos en camino de recuperar una mentalidad que se fija más en lo inmutable que en lo perecedero. Atienza nos enseñó que la conciencia que heredamos de nuestros más lejanos antepasados no debe ser perdida; es más, debe ser aprehendida de nuevo para mirar al futuro. Este pensamiento ha motivado los miles de kilómetros que, junto a otros amigos –que se darán por aludidos cuando lean esto- hemos recorrido buscando las huellas de aquellos que, en las brumas del tiempo, fueron como nosotros.

Si alguien me preguntara con qué libros se pudiera iniciar en la bibliografía de Juan G. Atienza, no me costaría mucho aconsejarle un par de títulos, que deben ser leídos con la mente abierta y la ausencia de prejuicios: Nueva Guía de la España Mágica (Grijalbo, 2002) y Los Supervivientes de la Atlántida (Martínez Roca, 1978). Y después nos toca trabajar a nosotros. Nos ponemos las botas, un mapa, un cuaderno y una cámara de fotos. El viaje es largo, nunca se terminará porque el cosmos es mucho más de lo que vemos o tocamos.

 

About these ads

11 comentarios

  1. Excellent!! muy bien escrito. Felicidades de nuevo y ..
    Gracias por presentarme a Juan G. Atienza, desde aquí ya te estoy pidiendo prestado alguno de sus libros y que me cuentes las tradiciones y leyendas mágicas de tu zona !o)
    ..
    abrazoss

    1. Hola Isa. ESo está hecho, pero a ver si te dejas caer por aquí :9….¡y con tiempo! jeje. Un beso muy grande.

  2. Me ha gustado esta entrada de uno de tantos que pasa desapercibido.

    1. Gracias. Atienza fue todo un heterodoxo. A ver si al menos reeditan su libros.

  3. Hola, aunque tarde ya, un recuerdo al gran Atienza, sus libros nos hicieron pensar y ver un poco más allá.
    Buen aporte Alfredo, un saludo de un paisano y amigo tuyo.

    1. Nico!! qué tal tío? me alegra saber que andas por ahí aunque no nos veamos hace tiempo. Gracias por visitar la página. Ya ves el Atienza, su legado es inconmensurable. A ver si al menos se reeditan sus libros y podemos completar la bibliografía.
      Otra cosa, aprovecho para pedirte tu voto para el blog. Te paso el enlace donde se explica todo: http://fiebredecabina.com/vota-a-fiebre-de-cabina-en-los-premios-scifiworld/
      Muchas gracias y no olvides votar :)

  4. Que pasa Alfredo? Si que hace tiempo que no nos vemos, a ver si te vienes un día a cenar por casa, que ya hemos perdido las buenas costumbres.
    Ya tienes mi voto, no tenía ni idea de que tenías esto, vaya currada que te pegas, es increíble tío!! Me lo dijo mi hermano el otro día y me dije allá que voy, ya que no nos vemos mucho por lo menos que podamos tener un contacto más o menos epistolar. Me gusta mucho el blog, así que he votado en conciencia.
    Un fuerte abrazo.

    1. Pues a ver si saco ahora tiempo, y fíjate que estoy sin curro (no sé si lo sabías) pero con un montón de cosas que hacer y cuatro cursos en marcha. Vamos a ir viéndolo. A partir de mediados del mes que viene estoy más despejado.
      Gracias por votar Nico!! Como gane quemamos Toledo!!
      Un abrazo.

  5. Respecto a Atienza, es una verdadera lástima, pero la edad y la enfermedad es así de hp a ver si es verdad que reeditan sus libros y nos hacemos un buen regalo. No crées que se le debiera hacer algún homenaje decente? Aunque ya se sabe lo que dice el refrán “una vez muerto el burro cebada al rabo” .

    1. Yo he ido comprando estos meses atrás en iberlibro.com y bueno, no tengo todos pero igual un 80 %, no queda otra.

      A ver bolo…es que los refranes castellanos dicen verdades como puños jeje.

  6. [...] Juan G. Atienza, in memoriam [...]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 319 seguidores

%d personas les gusta esto: