Zombie Strippers


zombie strippers poster

Año: 2008. Duración: 94′ País: EE.UU. Dirección, guión y fotografía: Jay Lee. Música: Billy White Acre. Reparto: Robert Englund, Jenna Jameson, Roxy Saint, Shamron Moore, Joey Medina, Penny Drake, Jennifer Holland.

En un futuro próximo George W. Bush revalida su mandato, ayudado en la vicepresidencia por el inefable Arnold Schwarzenegger. Esta nueva era de conservadurismo lleva a la industria militar, participada por el ínclito Presidente, a crear supersoldados…pero algo saldrá mal: los experimentos, lejos de generar supersoldados, crearán zombis hambrientos de carne humana. Un equipo especial del ejército, con aspecto de guerrilla centroamericana, se encargará de realizar una limpieza en el laboratorio que ha dado a luz a estas criaturas de pesadilla. Uno de los soldados resulta infectado y, huyendo de su inminente ejecución, se refugia en un club de striptease. Allí, mientras experimenta su zombificación silenciosamente, una espectacular stripper realiza un show inolvidable: es nada más y nada menos que la actriz porno Jenna Jameson, estrella indiscutible del local, envidiada por su versatilidad en el escenario, por el resto de strippers.

Tras la llegada de Nena, una nueva stripper, virgen y de férreos principios morales basados en la pureza y la castidad, realiza un sensual e inconcluso baile a fin de demostrar su fortaleza moral. Tras el fiasco, Jenna ha de salir de nuevo para salvar la noche, lo cual es aprovechado por el soldado para morder y zombificar a la suculenta  stripper, la cual se encuentra más cómoda en su nuevo estado de revenant, y comienza obtener aún más entusiasmo por parte del público, a la par que contagia a las otras bailarinas, quienes aumentarán su destreza en el show, aunque el número de bajas entre los asistentes al show aumentará en la misma medida.

Teniendo en cuenta que por aquella época futura, aparte de otros vicios, los locales de striptease estarán prohibidos, el manager del local, interpretado por Robert Endlund, conviene que la mejor forma de salvaguardar su negocio y, al mismo tiempo, ganar dinero con el negocio es mantener a las zombi-strippers bailando y realizando sangrientas lapdance con los clientes. A la par, los clientes mutilados y zombificados son guardados entre férreos barrotes en el sótano del local.

Si bien hemos destripado gran parte del argumento de Zombie Strippers (2008), última producción hasta la fecha de Jay Lee, no se puede hablar de esta película sin al menos desgranar algunas de sus claves: distopía política, experimentos científico-corporativos, sexo, maquillaje abundante en hemoglobina, y por supuestos zombis, que son los –en este caso habría que decir “las”- auténticos protagonistas de una producción pequeña pero que parece más grande de lo que es.

Siempre que hablamos de una producción de cine Z tenemos que tener en cuenta que no se puede mirar con los ojos de una producción al uso, bien sea hollywoodiense o de cine independiente. La psicotronía de una película como Zombie Strippers no sólo viene sustentada por un guión delirante, una puesta en escena efectista y sanguinolenta, y un apoteosiszombie final. Lo que más nos tiene fijos en la pantalla no son ni más ni menos que las espectaculares strippers que, vivas y no-muertas, realizan vertiginosos y sensuales bailes alrededor de la barra, exhibiendo su energía sexual al completo, energía que deviene en perversión enfermiza cuando en verdad seguimos admirando la belleza y fuerza de esas mujeres una vez que se van pudriendo, por efecto de su conversión en zombis. Y una vuelta de tuerca más…el público pelea por ser protagonista de una zombie-lapdance, quizás no a sabiendas de que va a ser devorado por estas extraordinarias mujeres.

 Si Russ Meyer imaginó a una mujer combativa que odia a los hombres y a su prototipo de feminidad, que los vapuleaba y los exterminaba llegando incluso al desmembramiento, Zombie Strippers actualiza este aspecto y lo traslada a un universo típicamente freak, donde el sexismo vuelve al ser la trampa donde los desventurados machos rezumantes de testosterona caen de forma irremediable, hechizados por pústulas, senos ensangrentados y dientes podridos.

Nadie debe sorprenderse a estas alturas por la presencia en esta producción de Robert Englund, que junto a Jenna Jameson, son los dos grandes reclamos publicitarios de la cinta. Endlundes un actor seriamente comprometido con el cine fantástico, y sobre todo con el cine de serie B y Z, que ya hizo un papel muy similar, aunque menos histriónico, en el episodio de la serie Masters of Horror, Dance of the Dead (2005). Respecto a Jenna Jameson hay también poco hay que decir que no se haya dicho ya de esta reina rubia del porno, de cuerpo retocado pero realmente escultural y cuya carrera cinematográfica en el cine pornográfico, una vez retirada, supo reconducir a otros sectores del ocio para adultos, dando lo mejor de sí misma en los stripteases que realiza en el film.

Toda película grindhouse merece, por parte del espectador, un serio esfuerzo de complicidad que va más allá del género fantástico. Debe ser una complicidad a nivel personal que hará que la situación más increíble y nauseabunda le haga reír y disfrutar. Zombie Strippers es una película grindhouse, tiene todos los ingredientes: chicas voluptuosas, sangre, disparos, zombies…Echamos en falta alguna persecución en la carretera pero está claro que casi toda la acción se desarrolla en el local de striptease. No está a la altura presupuestaria del Planet Terror (2007) de Robert Rodriguez, ni tampoco los resultados, y aunque es menos disfrutable que ésta, Zombie Strippers puede hacernos pasar un buen rato. Y como imprescindible complemento a una buena sesión grindhouse es necesario recordar el título Zombies! Zombies! Zombies! (2008) producida casi paralelamente a Zombie Strippers, en el que esta vez las strippers están de nuestro lado y se dedican a devolver a los libidinosos no-muertos a sus tumbas.

Atentos a las chicas, atentos a los zombis, a los desmembramientos, al apoteósico final y atentos a vuestras palomitas no os encontréis el dedo de alguien.

Copyright © FiebredeCabina

About these ads

4 comentarios

  1. Nico Afonso · · Responder

    El mejor artículo que has escrito, Alfredo…. verdaderamente bueno

    1. Gracias Nico. Es otro estilo, más irónico. A ver si mañana me dan los sesos para publicar otro jeje.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 319 seguidores

%d personas les gusta esto: