Fish Tank


fish tank andrea arnold

MIA, EL DRAMA Y LA MODERNIDAD

Mia (Katie Jarvis) vive en un barrio periférico de Essex (Reino Unido), entre grandes torres, solares vacíos y coches abandonado. Para sobrevivir, rodeada de brutos, no le queda más remedio que ser dura. Pero se pasa de la raya, allí donde llega siembra el caos. No tiene miedo a llamar a las cosas por su nombre, aunque sus dotes empáticas dejan mucho que desear. Falta a clase, se pega con sus amigas, bebe sin parar… Se cree más fuerte de lo que es, y eso va a ponerla en peligro en cuanto aparece Connor (Michael Fassbender), el último novio de su madre (Kierston Wearing) que promete falsamente, una nueva era de felicidad a la familia.

Fish Tank está dirigida por Andrea Arnold

Andrea Arnold, directora de Fish Tank (2009), se apoya en el personaje de Mia  para componer a partir de ella un clima tenso y enrarecido. Su anterior película Red Road (2006), había puesto de relieve sus extraordinarias dotes como observadora, y aquí vuelve a utilizarlas para sacar provecho a ciertas imágenes, como un caballo blanco atado en un vertedero, un pez que agoniza fuera  del agua o un árbol cuyas hojas se agitan. Sabe perturbar al espectador, hacerle prever el desastre dentro del  desastre. Nos introduce en un ambiente inquietante, recordándonos que siempre se puede ir más lejos. Se sirve de planos imperfectos, rápidos, fotografía  sucia, y siempre busca la emoción, nunca la denuncia. Fish Tank se desvela como una historia  de realismo sucio y Mia como un pararrayos  en el que caen todos los pecados de los adultos que la rodean, todo ello sincronizado con una imprescindible banda sonora compuesta de canciones que irán desgajando, en clave musical, el estado emocional de Mia.

fish tank con Michael Fassbender

Mia es un animal que sólo empatiza con un caballo. Hace el bien y el mal sin saber cuál es cuál. Grita, le gritan; golpea, la golpean; humilla, la humillan. Sin embargo el planteamiento anterior no reduce la técnica cinematográfica del film a la dialéctica plano-contraplano. Mia sufre o hace sufrir pero lo cierto es que  nadie en la película parece muy vulnerable, a no ser ella, cuando la vemos bailar con desesperación, o medita cabizbaja, en los momentos de soledad, mientras en apariencia no sucede nada (y en realidad sucede todo). Algo así demuestra el talento de Arnold para extraer partido a aquello que el cine comercial no suele utilizar, las transiciones entre secuencias dramáticas o entre secuencias de alto voltaje visual.

  

About these ads

3 comentarios

  1. Buena pelicula, retrata a la perfeccion a la sociedad inglesa.

    1. Ya lo creo, clava a la gente de estos suburbios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 320 seguidores

%d personas les gusta esto: